Recetas exprés para influir en los demás

    Recetas exprés para influir en los demás (II)

    11 – Somos animales sociales: Si queremos motivar, influir o persuadir a alguien lo mejor es que lo pongamos en un grupo, en un contexto social. El efecto masa funciona. ¿Te sientes cómodo siendo el único que no aplaude a rabiar en un teatro donde todo el público a tu alrededor se ha levantado para aplaudir y vitorear a la artista?

    12- Habla al inconsciente: Deja los argumentos racionales temporalmente aparcados y habla directamente a las emociones y al inconsciente. Los estudios demuestran que las decisiones más importantes las tomamos desde la parte emocional (el miedo, el amor, el sentido de pertenencia, el deseo, la pérdida, la alegría, le enfado…) y luego es la parte racional y lógica la que trata de explicar estas razones a los demás e incluso a nosotros mismos. Si además del inconsciente y las emociones, usas imágenes en lugar de palabras, el impacto estará garantizado.

    13 – Un café o un caldo reconfortante: Usemos la háptica a nuestro favor. Si le ofreces a tu invitado un café, una infusión o hasta un caldo caliente, pensarán que somos más cálidos y acogedores, que nuestra personalidad es más cálida. Especialmente cuando ese invitado esté tocando la taza de humeante bebida.

    14- La autonomía aumenta la motivación: Cuando te lo dan todo hecho y además no te permiten decidir, tu deseo por aprender lo que te están enseñando, disminuye. Así que si quieres motivar a alguien, dale sólo un parte del camino hecho y que el resto lo hagan ellos.

    15 – No invadas: Siempre nos han dicho lo importante que es el contacto ocular cuando hablamos con los demás. Nos hace parecer más honestos, más interesados en el otro… pero cuidado con invadir al otro o hacerle sentir incómodo. Si al otro le parecemos una amenaza estamos construyendo una gran barrera entre nosotros. Lo mismo ocurre si te están grabando en video. Mira directamente a la cámara si crees que la audiencia estará de acuerdo contigo, pero si no estás seguro o piensas que están en contra, habla sin mirar tan frontalmente.

    16- Animales de costumbres: Crear un hábito nuevo nos puede llevar meses o… solo una semana si somos capaces de anclarlo a un hábito nuestro ya existente, pero vayamos por pasos (establezcamos pequeñas partes y plazos) para poder lograr nuestro objetivo en 1 semana.

    17- El poder de las historias: Si haces que alguien escriba a mano una pequeña historia o tú mismo escribes tus objetivos y cómo te comprometerás con ellos y los beneficios que obtendrás, se activarán ciertas partes en tu cerebro que te motivarán e influirán en tu futuro comportamiento.

    18 – Zanahorias esporádicas: Si quieres conseguir que alguien sea consistente con un comportamiento, no le felicites en cada ocasión que lo veas. Dale la zanahoria de vez en cuando, así conseguirás más adhesión y constancia en el comportamiento.

    19 – El palo casi nunca: Nos motiva mucho más la recompensa que el castigo, que sólo tiene un efecto a muy corto plazo, ya que cuando la amenaza ha desaparecido, el comportamiento que estimulaba, se inhibe.

    20 – Creencias y opiniones: La gente tiende a pensar que aquellos que comparten opiniones o creencias con ellos, son más inteligentes y tienen más “sentido común”, por lo que influirás más fácilmente en las personas con las que compartas estas vías. Luego ya puedes lanzar una nueva idea, porque estarán mucho más receptivos.

    Tags

    Arancha Gayoso

    Para conocer el perfil profesional de Arancha, haz clic aquí.

    Escribe aquí tu comentario

    • Nombre *

    • email *

    • Sitio web (Opcional)

    • Mostrar comentarios